alfear01-600x120

“Estoy muy emocionado, era el único trofeo que me faltaba”

Adolfo Cambiaso es el mejor polista argentino contemporáneo y anoche quedó consagrado también como el mejor deportista nacional de 2014, algo que, según confesó, lo hizo sentir que ahora su carrera “está completa”.

olimpia-oro

 ”Estoy muy emocionado porque el Olimpia de Oro era el único trofeo que me faltaba”, confió Cambiaso una vez que se bajó del escenario montado en el ‘Salón Verde’ de la Sociedad Rural de Palermo con ambas manos ocupadas, ya que en la otra lucía con el mismo orgullo el Olimpia de Plata por haber sido el mejor jugador de polo de 2014, ganador por segundo año consecutivo de la triple corona con su equipo, La Dolfina, además de destacarse durante el resto del año en Inglaterra y los Estados Unidos.

“Ahora mi carrera está completa”, enfatizó el polista que a los 39 años emuló a un ícono de este deporte como Juan Carlos Harriot no solamente con la obtención de los abiertos de Tortugas, Hurlingham y Palermo en dos años seguidos, sino también en ganar el Olimpia dorado.

Por eso “Adolfito” se mostró conmovido y admitió que es “impresionante ser el segundo polista en obtener este logro”.

“Por eso agradezco al Círculo de Periodistas Deportivos por la distinción y al polo que me dio todo”, remarcó, mientras que a pocos metros su bella esposa María Vásquez sollozaba emocionada.

Y después, con ambas estatuillas y 49 partidos ganados de 51 jugados este año en distintas partes del mundo, Cambiaso partió de regreso a su hogar en Cañuelas, donde habita una casa rodeada de campos de polo con los que pretende que la actividad “se descentralice, salga de Pilar y se extienda también al sur de Buenos Aires”. Por esa pasión es que hoy Cambiaso es el mejor de todos.

 

Share Button