alfear01-600x120

Ejemplo de vida: Locutora nacional a los 79 años

En 2011, Gladys Accastello ingresó a la carrera. Este miércoles obtuvo su título en la Universidad Nacional de San Luis. Fanática del cine, dice además que sueña con entrevistar a Fidel Castro para que le revele los secretos del “Che” Guevara.

Antes de compartir su historia de perseverancia, Gladys mira de reojo, está por improvisar una actuación. Es fanática del cine. Recientemente participó en un largometraje con un artista famoso. “No puedo dar nombres”, dirá luego mientras se le dibuja una sonrisa farandulera.

Gladys nació en Alto Alegre, un pueblito al norte de Villa María, Córdoba. Hace 22 años que vive en San Luis.

“Cumplí mi sueño”, destaca en tono radiofónico, ya sin el pegote de harina y huevo que cubrió sus nevados cabellos este miércoles, cuando rindió la última materia de Locución en la Universidad Nacional de San Luis.

Con 79 años, viuda, y madre de cuatro hijos, Accastello quiere dar clases a los chicos. “Enseñarles a recitar, aprender a tener inflexiones en la voz”, comparte distendida frente a la cámara.

Hay brillo constante en los ojos de la abuela moderna, más cuando habla con pasión. Ese sentir no es sólo por ser descendiente de italianos, aclara: “Soy muy argentina y muy latinoamericana, amo a la Patria Grande y la defiendo a rajatabla”.

Antes de Locución, la egresada asistió a un taller radial universitario. Le interesó uno de los proyectos para que los adultos mayores no se quedaran en la casa o, lo que se define como síndrome del “abuelo esclavo”, a quienes ejercen su rol parental full time. Ella es lo contrario. “Espero que todos mis compañeros sepan guardarme, cuando tengan sus programas, un lugarcito para que yo también pueda salir al aire”, comunica juvenil.

“Cuando vine no tenía ningún amigo, ahora tengo un millón de amigos, porque cada uno de los puntanos es amigo mío”, agrega.

Gladys no tiene límites para soñar. “Es una ilusión. Me gustaría ir a Cuba, hablar con Fidel (Castro), y que recordara al “Che” (Ernesto Guevara) y que me dijera todo lo que nosotros no sabemos porque lo tiene guardado él. Sería mi sueño más grande”, revela.

Ahora sí. Cuando se le pide que actúe, fingidamente sorprendida, ensaya:

“En este momento vienes nuevamente a mí, no sé para qué, después que te fuiste y me cerraste la puerta en la cara, y ahora regresas, haceme el favor, retirate, !no quiero ver tu cara nunca más!”.

La escena sigue, Gladys ríe, cierra los ojos, se encoje de hombros, gesticula, aterciopela la voz. Es toda una estrella.

Share Button