alfear01-600x120

Adiós a la voz desgarrada del rock

El cantante de rock británico Joe Cocker, que murió a los 70 años tras una dura batalla contra el cáncer de pulmón, será recordado por su voz desgarrada y conocido, entre otras cosas, por una versión del tema A Little Help From My Friends, de los Beatles, fue uno de los músicos que participó en el legendario concierto de Woodstock en 1969, en Estados Unidos, cuando tenía 25 años.

Nacido en Sheffield, en el norte de Inglaterra, alcanzó en 1968 el número uno en las listas con esa canción compuesta por John Lennon y Paul McCartney, y grabó después otros éxitos como You Are So Beautiful (1975) y Up Where We Belong (1982).

Cocker residía desde hacía años en un rancho en Colorado (Estados Unidos) con su segunda mujer, Pamela.

“John Robert Cocker, conocido por su familia, amigos, por su comunidad y los fans de todo el mundo como Joe Cocker, falleció hoy, 22 de diciembre de 2014, tras una dura batalla contra el cáncer de pulmón”, anunció Sony Music.

El agente del músico, Barrie Marshall, afirmó a la BBC que Cocker era sencillamente único y que será imposible llenar el espacio que dejó en los corazones del público.

El ex Beatle Ringo Starr también rindió tributo al músico: “Adiós y Dios bendiga a Joe Cocker, es el deseo de uno de sus amigos: paz y amor”, escribió el baterista.

Cocker realizó durante 2013 una extensa gira por Europa y tenía previsto ofrecer un concierto de despedida el próximo junio en Hammersmith, en el oeste de Londres.

El músico publicó en 2012 su último álbum de estudio, Fire It Up, el vigésimo segundo álbum de una carrera de cerca de medio siglo, que despegó a finales de la década de los ’60.

Tras asentarse en el estrellato con aquella versión de los Beatles, el inglés confirmó su talento con el sencillo You Are So Beautiful, que había grabado antes el estadounidense Billy Preston sin lograr popularizarlo.

En la cumbre de su carrera, un dueto con la también estadounidense Jennifer Warnes en Up Where We Belong, tema central de la película Reto al destino, le valió un Grammy.

Su canción Unchain my Heart, de 1987, coronó definitivamente su carrera.

Dueño de una voz particular y una interpretación sentimental, y conocido en Argentina especialmente por su versión de la canción de Randy Newman You can leave your hat on, de la película Nueve semanas y media, Cocker dio sus primeros pasos en la música participando en pequeñas bandas desde que tenía 15 años.

“Fue sin duda alguna la mayor voz de rock y soul que nunca dio el Reino Unido”, dijo el que fuera su representante, quien aseguró: “Fue el mismo hombre durante toda su vida”.

“Tenía verdadero talento, era una auténtica estrella, pero al mismo tiempo un hombre amable y humilde que amaba estar sobre el escenario. Cualquiera que lo haya visto alguna vez en directo no podrá olvidarlo”, agregó Marshall.

En 2007, la reina de Inglaterra, Isabel II, entregó a Joe Cocker la medalla que lo acreditaba como Oficial del Imperio Británico, por sus servicios a la música.

A lo largo de su vida, visitó la Argentina en tres oportunidades. La primera fue en 1977, en plena dictadura cívico-militar; la segunda, a comienzos de la década de los ’90 y la última fue en 2012, en el Luna Park y en el Orfeo de Córdoba.

Joe Cocker no es sólo una leyenda musical, sino uno de los artistas populares más exitosos de las últimas cuatro décadas, ya que vendió millones de discos y fue galardonado con los premios Grammy, Globos de Oro y Oscar, entre otros.

Sus últimos trabajos fueron el directo Live at Woodstock (2009), Hard Knocks (2010), que incluía nueve canciones inéditas, Icon (2011, recopilatorio) y Fire it up (2012).

El año pasado se embarcó en una gira triunfal por diversas ciudades Europa, que terminó en junio en el Hammersmith Apollo londinense, en el que el destino quiso que fuera su último concierto.

Destacó también su faceta humanitaria, contribuyendo con su música a festivales como el homenaje a Nelson Mandela con motivo de su cumpleaños 70 o la conmemoración de la caída del Muro en 1989.

En estos últimos años, dedicaba especial atención a su fundación Cocker Kids Foundation que ayuda a niños y jóvenes.

Share Button