alfear01-600x120

Carlos Menem y ‘Caballo’ Pereyra salvaron a Cristina

El Frente para la Victoria en el Senado logró convertir en ley el proyecto para la elección popular de los representantes del Parlamento del Mercosur (Parlasur), que se realizará en 2015 junto con los comicios nacionales. La iniciativa fue aprobada con 37 votos a favor y 12 en contra en la última sesión del año, en una fecha insólita por la negativa de la oposición a dar los dos tercios necesarios para habilitar el debate hace 2 semanas. El Frente para la Victoria se vio obligado esta vez a reunir el quórum propio, que consiguió con la presencia del expresidente Carlos Menem y el neuquino Guillermo Pereyra. La sesión continuó con la asunción de Juan Manuel Abal Medina en reemplazo de Aníbal Fernández, flamante secretario general de la Presidencia, y una vez luego arrancó la discusión por el proyecto del Parlasur, que se redujo a 1 hora por la urgencia de los vuelos de los senadores del interior.

Por un acuerdo refrendado por el Mercosur, a la Argentina le corresponden 43 bancas en el Parlamento del Mercosur, mientras que 75 pertenecen a Brasil, 33 a Venezuela y 18 a Uruguay y Paraguay –el único país hasta ahora en elegir sus parlamentarios regionales de manera directa-.

De acuerdo a la ley sancionada, los 43 diputados argentinos se votarán en las próximas elecciones presidenciales, lo que generó especulaciones por una posible candidatura de Cristina Fernández Kirchner para apuntalar al presidenciable del Frente para la Victoria.

La coincidencia de ambos comicios fue una de las críticas principales de la oposición, que exigió que los legisladores del Parlasur sean electos el Día del Mercosur Ciudadano, una fecha única para todos los países miembro que aún no fue establecida.

El sistema impulsado por los diputados kirchneristas Jorge Landau (ex aliado de Luis Patti, hoy apoderado del PJ) y Andrés Larroque (co-líder de La Cámpora) establece que 19 de los legisladores se elegirán en un esquema de distrito único, mientras que el resto se elegirá por provincia, tal como sucede hoy día con los diputados y senadores.

En la sesión del Senado, los senadores del Frente para la Victoria contaron con la ayuda clave del expresidente Carlos Menem (Federalismo y Liberación) y del dirigente opositor Guillermo Pereyra (Movimiento Popular Neuquino, el N°2 de Hugo Moyano en la CGT y enfrentado al gobernador Jorge Sapag en la interna política provincial) para iniciar la última sesión del año, en la que se aprobará el régimen para la elección directa de los parlamentarios del Mercosur.

El oficialismo logró quórum pasadas las 14:30 con 38 legisladores, apenas 1 más de lo necesario.

Los apoyos de Menem y Pereyra fueron claves porque el bloque oficialista sufrió la baja de 2 integrantes: Marcelo Guinle, de licencia mientras se recupera de una operación, y Aníbal Fernández, que renunció hace dos semanas para ir a la secretaría general de la Presidencia. Su reemplazo, Juan Manuel Abal Medina (h), asumió una vez iniciada la sesión.

En estas condiciones, de no haber contado con la ayuda del riojano y del neuquino, el oficialismo no hubiera tenido quórum y la sanción del proyecto se hubiera postergado.

También aportaron al quórum los aliados tradicionales del oficialismo: los santiagueños Gerardo Zamora, Gerardo Montenegro (Frente Popular), María Higonet (PJ La Pampa), Lucila Crewel (Movimiento Popular Neuquino) y José María Roldan (Frente de Todos).

Gabriela Michetti (PRO/Ciudad de Buenos Aires) advirtió que la ley fue sancionada “para que se acomoden cuestiones propias del Gobierno nacional”.

Luis Juez (Frente Cívico/Córdoba): “Ninguno discute la importancia de la integración regional; lo que sí discutimos es la forma en que se está llevando adelante”.

Liliana Negre (Peronismo Federal/San Luis): “Se están avasallando las autonomías provinciales” por la elección en distrito único.

La presencia de Menem en el recinto incomodó a más de un oficialista, aunque al principio recibió cálidos saludos.

El senador formoseño José Mayans fue de los primeros en saludarlo.

Luego hizo lo propio la bonaerense María Laura Leguizamón, quien acto seguido se fue a sacar una foto con la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto.

El abrazo siguiente fue del jefe del bloque oficialista, Miguel Pichetto.

Carlotto estaba apenas a un metro detrás de Menem. El saludo entre ambos, aunque parecía que no se iba a concretar, fue por iniciativa del riojano, quien como Presidente indultó a los militares por violaciones a los derechos humanos.

En cambio la ministra de Cultura, Teresa Parodi; y la diputada nacional K Diana Conti, ubicadas cerca de Carlotto, evitaron cruzar miradas.

Share Button