alfear01-600x120

Condenaron a 12 años de prisión al policía que mató al cazador Garialdi

El Tribunal de Audiencia de Santa Rosa condenó este miércoles a 12 años de prisión al policía Fernando Martín Safenreider, por haber matado a balazos al cazador piquense Santiago Garialdi el domingo 24 de julio de 2016 en un cruce de caminos entre Lonquimay y La Gloria. Las partes ya adelantaron que impugnarán el fallo. De esta manera, esta sentencia será revisada por un tribunal superior.

La sentencia de hoy fue firmada por los jueces Daniel Sáez Zamora, Carlos Chapalcaz y Alejandra Ongaro. Safenreider fue condenado por homicidio simple. De esta manera, desestimaron la posibilidad de que se haya tratado de un homicidio agravado, como habían solicitado la fiscalía y la querella, que podría haberlo llevado a prisión perpetua.

En caso de que queden firmes los 12 años, el policía -quien se encuentra detenido desde hace casi un año y medio- podría pedir la libertad condicional en siete años.

“Doce años no es nada; lo condenaron a eso porque es un milico, nada más. Yo sí voy a tener una perpetua: mientras viva le tendré que llevar una flor a mi hijo al cementerio. Lo único que le deseo a Safenreider es que mientras duerma vea la cara de mi hijo. Son todos unos desgraciados”, dijo Rosa, la mamá de Garialdi, al conocerse el fallo.

La fiscala Cecilia Martiní había pedido prisión perpetua para el policía, en base al artículo 80 del Código Penal. El querellante de la familia de Garialdi, Ariel García, había adherido al requerimiento. En tanto, el defensor, José Mario Aguerrido, había reclamado la absolución por entender que el hecho se encuadra dentro del exceso en legítima defensa.

Impugnación

Los familiares de Garialdi advirtieron que impugnarán el fallo porque esperaban una condena mayor. El abogado defensor, José Mario Aguerrido, también adelantó que apelará porque considera que el policía debería haber sido absuelto, aunque reconoció estar “relativamente satisfecho” con el fallo. La fiscal, por su parte, adelantó que leerá el fallo y luego decidirá.

“Era un objetivo de mínima”, dijo el defensor del policía. “Yo iba un poco más allá. Yo había dicho que no estaban dadas las condiciones para aplicar la prisión perpetua y me remití a la solicitud de condena por homicidio simple. Es una sentencia difícil porque técnicamente uno puede hablar de un resultado óptimo pero hay que decirle a la persona que uno defiende que tendrá que estar 12 años preso. Son sentimientos encontrados porque me fue muy difícil llevar el debate. Hay un muerto y un chico de 25 años que, insisto, fue colocado en una situación que no estaba preparado. Voy a insisitir con esa cuestión porque hace concretamente a la tipificación de cualquier conducta delictiva: si la Policía está preparada o no para asumir determinadas circunstacias”, dijo Aguerrido.

“Entiendo a los familiares que esperaban otra pena. Es todo razonable de los dos lados. Estoy relativamente conforme”, completó.

Fuente: diario textual

 

 

Share Button