El área de Comercio de la Comisión Europea publicó este lunes las 17 páginas del “Acuerdo en principio”, que en los hechos son los primeros detalles que se conocen del tratado entre la Unión Europea y el Mercosur. Se trata de un texto político que deberá completarse con los documentos de negociación y que se consolidará en un texto jurídico que será el futuro tratado de asociación y cooperación y política, que incluirá la parte comercial entre ambos bloques.

El documento, que fue enviado el domingo a primera hora a las 28 capitales del bloque para que revisen su redactado antes de que los servicios de la Comisión Europea empiecen a preparar el texto definitivo, divide lo acordado en 17 capítulos y recuerda que no es “un texto legal”, por lo que es susceptible de pequeñas modificaciones con el visto bueno de las partes.

Bruselas hizo un ejercicio de síntesis. En el primer capítulo resume las masivas eliminaciones de aranceles por las dos partes. Recuerda que Mercosur liberalizará el 91% de sus importaciones desde Europa en un período de 10 años que podrá extenderse hasta los 15 años “para los productos más sensibles”. A la vez, la Unión Europea liberalizará el 92% de sus importaciones desde Mercosur, también en 10 años.

Dentro de 10 años la UE no cobrará arancel alguno a ningún producto industrial importado desde Mercosur. Mercosur eliminará el 90% de sus aranceles, incluidos los que cobra actualmente a los autos europeos, una de las más potentes industrias del viejo continente.

El capítulo agropecuario es uno de los más importantes. Mercosur eliminará gradualmente el 93% de los aranceles que cobra hoy día a productos agropecuarios europeos. La UE hará lo mismo con el 82% de los productos del agro del Mercosur. El vacuno, el pollo, el cerdo, la azúcar, el etanol, el arroz, la miel y el choclo entrarán sin arancel pero con cuotas que funcionarios europeos reconocen que son “generosas, un problema para algunos sectores europeos”.

Otro de los capítulos destacados y que más costó negociar es el de las denominaciones de origen europeas que el Mercosur tendrá que proteger y respetar. Son 357. Incluyen desde vinos hasta quesos. En la lista aparecen algunos de los más conocidos, como el queso feta griego, el vino de Rioja español, el jamón de Parma italiano, el champán francés o el whisky irlandés y el porto portugués.

Europa también se compromete a proteger los productos del Mercosur. Una de las bebidas de la región que más problemas tiene es la cachaça brasileña. En Europa se puede comprar cachaça que nunca vio Brasil, producción 100% europea. A partir de la entrada en vigor sólo se podrá vender como tal en la UE la que cumpla los requisitos que le impone la Administración brasileña. El acuerdo prohíbe, por ejemplo, que una empresa uruguaya haga un jamón y lo etiquete como “de estilo Jabugo”, en referencia al español. Europa protegerá 220 denominaciones de origen de Mercosur.

El texto también está plagado de capítulos principalmente técnicos, como el que trata de los procedimientos para la emisión de licencias de importación y exportación, o el que establece que los productos importados desde los países signatarios, una vez dentro del mercado nacional, sean tratados en igualdad de condiciones que los de producción nacional.

El acuerdo contiene “fuertes provisiones” que prohíben los subsidios a la exportación y las medidas de efecto equivalente “para asegurar una competencia justa entre la UE y el Mercosur”.

Comparte esto: